Cloud computing: La prioridad para las pymes este 2020

Cloud computing: La prioridad para las pymes este 2020

Con la llegada de un nuevo año, la elaboración de una lista de buenos propósitos es una práctica habitual. La mayoría de personas reflexionan sobre qué esperan lograr y cuáles serán sus objetivos para el próximo año. La idea debería ser copiada por las empresas y por sus gestores, como un sano recordatorio de sus prioridades y de las decisiones estratégicas que deben tomar sí o sí en los doce meses que se avecinan. No se trata tanto del equivalente ‘business’ al ir al gimnasio o leer más, sino de establecer prioridades para la compañía y definir puntos clave a conquistar que deben abordarse durante el 2020 y no pueden posponerse para más adelante.

El incremento de beneficios, la optimización, la transformación digital y la ciberseguridad encabezan la lista de objetivos de la mayoría de empresas españolas. Para ayudar a las pymes a conseguirlos, el cloud computing debe estar entre las prioridades informáticas inaplazables del 2020. Dar el salto a la nube es la clave para no quedarse atrás, beneficiarse de las ventajas y mejoras que aporta el cloud computing dará a sus negocios el impulso que necesitan.

El cloud es una pieza clave para la evolución digital, necesaria para lograr un posicionamiento competitivo en el mercado y afrontar los retos que requieren los nuevos tiempos: innovación, sostenibilidad, seguridad y protección, flexibilidad, integración, entornos colaborativos, eficiencia y procesos ‘smart’, como el Smartworking.

La informática en la nube se consolida

En vista de las tendencias tecnológicas de este nuevo año, el cloud es una de las piezas clave en su estrategia de transformación y evolución digital de las compañías: Muchos de los elementos que marcarán sus decisiones se apoyarán en la tecnología cloud computing. Un estudio de IDC y Hewlett-Packard Enterprise ya señalaba que, entre 2018 y 2023, la inversión en cloud de las empresas españolas se triplicará. En 2022, el 40% de todo el gasto TIC que harán las empresas estará destinado al cloud.

El cloud computing se ha consolidado; La subcontratación de infraestructuras informáticas en la nube (IaaS) y el consumo de la tecnología como servicio se han extendido y normalizado. Las primeras organizaciones en subirse a la nube hicieron de la tecnología una ventaja competitiva, pero ahora ya no es un ‘plus’ sino que se está convirtiendo en algo imprescindible para no quedarse atrás.

Los beneficios del cloud

Más allá de suposiciones y pronósticos, los múltiples beneficios que aporta el cloud lo convertirán en un imprescindible del 2020. El cloud es una palanca para la digitalización de las organizaciones, ya que facilita la redefinición de procesos y espacios de trabajo, más integradores y eficientes. Pero además el cloud permite ganar en muchas áreas:

  • Más allá del ahorro de costes, el cloud computing permite un incremento de la productividad gracias a la flexibilidad y disponibilidad que aporta.
  • La seguridad es una de las mayores preocupaciones de los empresarios a día de hoy… Contar con un proveedor que ofrezca la mayor seguridad en el cloud, como adCloud de ANCO, puede asegurar la continuidad del negocio.
  • La adopción del cloud computing da carta blanca a tu equipo IT para centrarse en tareas más importantes y estratégicas… La gestión TIC está mucho más optimizada gracias al cloud computing. El uso del cloud permite optimizar los procesos y mejorar su gestión.
  • No nos podemos olvidar de una de las piezas fundamentales en la transformación digital de la empresa: el usuario. Al contrario de lo que piensan muchos, la integración del cloud en el sistema de trabajo puede ser una experiencia muy gratificante para el usuario, pues le aporta numerosas ventajas. Al fin y al cabo, la nube permite trabajar en cualquier lugar, momento o condiciones, de un modo sencillo y eficiente que ahorra traumas y complicaciones a los trabajadores.

Por todo ello, y, en conclusión, dar el salto a la nube y aprovechar todas sus ventajas debe ser la pieza destacada de la estrategia TI de las pymes durante los próximos meses.