¿Cómo distinguir un cloud privado de calidad?

¿Cómo distinguir un cloud privado de calidad?

La tecnología debe hacer las cosas más sencillas y eficientes para las empresas. Debe ser una herramienta que simplifique el día a día, que permita mejorar la flexibilidad y la productividad y que ayude a las compañías a enfrentarse a los retos que el siglo XXI y especialmente este año 2020 está poniendo sobre la mesa para las organizaciones de todos los tamaños.

Sin embargo, y a pesar de que la tecnología busca ofrecer todas estas ventajas, las herramientas informáticas también abren otros riesgos y problemas. Así, es muy importante contar con una estrategia clara y saber qué se busca de la tecnología y cómo se va a lograr. También resulta crucial comprender que las soluciones TI, si no se hacen bien las cosas, pueden convertirse en un lastre a la hora de cumplir con las normativas de datos y atención al cliente o en un agujero para la ciberseguridad.

La protección de datos en el cloud

La RGPD, la ley europea de protección de datos, ha obligado a las empresas a implantar normas muy restrictivas sobre lo que se debe hacer con la información y a cumplir con umbrales de calidad y de seguridad muy estrictos. Las empresas que infringen la normativa se exponen a serias multas.

Además, la protección de datos no es solo una cuestión de leyes y obligaciones, sino también una de reputación e imagen. Los consumidores esperan que las compañías cuiden su información personal y la protejan, algo que no siempre es sencillo si no se cuenta con las herramientas informáticas adecuadas.

Igualmente, la tecnología ha abierto brechas en términos de ciberseguridad. Comprender la realidad de la seguridad informática y sus necesidades es muy importante.

La ciberseguridad cobra más importancia que nunca

Los cibercriminales aprovechan todas las oportunidades posibles para intentar hacer el mayor daño posible, ya sea la última campaña del Black Friday, las Navidades y sus reclamos o hasta la crisis del coronavirus. De hecho, durante la crisis de la covid-19, la ciberseguridad fue más importante que nunca.

Los problemas de ciberseguridad tienen un impacto muy grave en el día a día de las empresas, haciéndoles perder cantidades millonarias o dejándolas fuera de juego. Webs caídas, servicios no operativos o servidores inaccesibles son un lastre que ninguna compañía se puede permitir: suponen horas, incluso días sin actividad, con las consecuentes pérdidas económicas y de reputación.

Igualmente, la revolución del teletrabajo –que la crisis del coronavirus ha acelerado– ha aumentado los potenciales puntos débiles de las compañías.

Todos estos puntos demuestran que las compañías deben tomarse muy en serio su estrategia de transformación digital, pero también que deben ser muy selectivas con lo que hacen y con cómo lo hacen. No vale simplemente con incorporar tecnología, sino que deben seleccionar la que es mejor y la que ofrece las mejoras garantías. Lograrlo puede parecer muy complicado cuando se está haciendo la selección del partner tecnológico, especialmente para las pymes. Sin embargo, hay ciertos indicadores que ayudan a tener la certeza de que se ha tomado la decisión correcta. Son las certificaciones ISO.

La importancia de las certificaciones ISO

Los certificados ISO están respaldados por un auditor externo, que asegura que la empresa esté cumpliendo con lo que promete y que garantiza que llegará a unos ciertos estándares de calidad. Es como un sello de garantía, que permite confirmar que esa compañía hace bien las cosas y que estaremos seguros usando sus servicios.

En ANCO, cumplimos con los estándares más elevados en seguridad y protección de datos. Así, contamos con las certificaciones ISO 9001, ISO 27001 e ISO 27018 y ayudamos a las compañías a cumplir con las obligaciones de la RGPD, gracias a los estándares de adCloud Global.

Certificaciones ISOS ANCO

Igualmente, y dado que nuestras soluciones son todo en uno, también nos encargamos de aplicar los mayores controles en ciberseguridad. adCloud Global incorpora herramientas de ciberseguridad que ayudan a prevenir los problemas, reaccionar ante las amenazas y asegurar la posición de las empresas.

Incluso, ofrecen un blindaje ante problemas inesperados: ni un desastre natural podrá parar a la empresa gracias al plan de recuperación ante desastres (DRP), que asegura la continuidad del negocio y la recuperación pase lo que pase.

Si te preocupa cuán expuesta puede estar tu empresa, no temas más: con nuestra auditoría de ciberseguridad gratuita podrás identificar tus puntos débiles y empezar a trabajar para solucionarlos. Recuerda que estamos aquí para ayudarte en la transformación digital de tu compañía. Ponte en contacto con nosotros.

Categorías

Categorías

Monográfico

La transformación del espacio de trabajo

Artículos más leídos

Etiquetas