Ciberseguridad empresas: los 5 errores más comunes en el trabajo en remoto

Ciberseguridad empresas: los 5 errores más comunes en el trabajo en remoto

El confinamiento para luchar contra el coronavirus ha impulsado el trabajo en remoto. El teletrabajo y el cloud computing se han convertido en la clave para mantener la productividad en tiempos de crisis, haciendo que en España 7 de cada 10 personas confiesen ya estar teletrabajando desde sus hogares.

Pero para las empresas esto supone asumir nuevos retos. No solo deben cambiar las rutinas de trabajo, sino que además necesitan comprender la importancia de mantener estándares y prácticas de seguridad en el teletrabajo. Las amenazas de seguridad no han desaparecido y, en ocasiones, la nueva situación ha creado incluso mayores riesgos.

Las compañías deben preguntarse qué están haciendo mal y cómo deberían solucionarlo, para que su salto al trabajo en remoto no se convierta en la fuente de nuevos problemas. Destacamos algunos de los errores comunes y los consejos para teletrabajar de forma segura que se deben seguir para eliminar esos potenciales riesgos en ciberseguridad.

1. Parchear con una solución cualquiera

Posiblemente sea uno de los errores de partida que más empresas han cometido. Dado que todo ha ocurrido muy rápido y se necesitaban soluciones “para ya”, se acabó echando mano de las primeras soluciones tecnológicas encontradas o de las ya conocidas por ser usadas en el ámbito doméstico. Sin embargo, esto no es muy seguro y merece la pena tomarse un tiempo para encontrar las soluciones más seguras y eficientes..

2. Confiar en que los cibercriminales estén haciendo confinamiento

Pensar que la actividad cibercriminal descenderá por el contexto es un error. Los ciberdelincuentes aprovechan siempre los momentos de pico de uso de la red para intentar captar a incautos. El confinamiento ha aumentado nuestra dependencia de internet, lo que crea para los cibercacos “oportunidades de negocio”. De hecho, los expertos en seguridad alertan de que se están registrando los mayores picos de amenazas vinculadas a un mismo tema.  Por tanto, es el momento de concienciar a la plantilla y de activar más protocolos de seguridad, así como de asegurarse que se está empleando la tecnología más segura; teletrabajo y seguridad deberían ser un binomio imposible de separar

3. Depender demasiado de la tecnología del empleado

El BYOD, del término en inglés Bring Your Own Device (dejar que los trabajadores usen sus propios dispositivos), ha ido creciendo en los últimos años, por una cuestión de eficiencia y comodidad. El confinamiento por el coronavirus ha obligado a las empresas en no pocas ocasiones a permitir este tipo de acciones y a depender de los dispositivos de sus empleados y de sus redes para mantener la actividad.

Los estándares de seguridad que seguimos en casa suelen ser mucho más relajados que los que siguen los responsables de TI de nuestros trabajos, por eso es más importante que nunca el papel del cloud en el teletrabajo. Las soluciones cloud blindan la seguridad de la información y protegen ante las amenazas. También hay que evitar usar WiFis abiertas o de terceros para trabajar: no son seguras.

4. Asumir que las normas se han puesto en cuarentena

Las normativas de protección de datos y los estándares de calidad no se han puesto en cuarentena. Cumplir con la RGPD sigue siendo crucial y la gestión de datos en el teletrabajo necesita ajustarse a sus normativas. Esto hace que sea todavía más importante emplear soluciones que ayuden con el cumplimiento de la RGPD y que sigan estrictos estándares de calidad.    

5. Dejar para mañana las actualizaciones y los cambios de contraseña

Los sistemas desactualizados y las contraseñas simples son dos amenazas en seguridad muy potentes, ya que son prácticas en las que muchos de los trabajadores acaban cayendo. Sin los recordatorios constantes del equipo de TI es posible que muchos dejen para mañana esta cuestión. No deben hacerlo. Para un teletrabajo seguro hay que seguir aplicando las actualizaciones y cambiando de forma recurrente las claves de seguridad, siguiendo los consejos para crear contraseñas seguras.

El gran consejo final: pregunta a los expertos

Y, para finalizar, es importante que las empresas comprendan que no necesitan hacer este proceso solas. El salto al teletrabajo ha sido abrupto y posiblemente traumático para algunas compañías. No debería serlo: los expertos en cloud y en teletrabajo, como es el caso de ANCO, podemos ayudar a gestionar ese proceso y explicarte qué debes hacer en tu empresa. Solo tienes que ponerte en contacto con nosotros.  

¿Quieres saber más sobre el teletrabajo y su impacto en la empresa? Descárgate nuestro monográfico sobre el futuro del puesto de trabajo y apúntante a nuestro webinar sobre cloud computing y teletrabajo.

Categorías

Categorías

Monográfico

La transformación del espacio de trabajo

Artículos más leídos

Etiquetas

Volver arriba