El futuro de trabajar en el cloud: el workspace inteligente

El futuro de trabajar en el cloud: el workspace inteligente

Muchos son los beneficios que el cloud computing ha aportado a las rutinas de trabajo y al rendimiento de la plantilla de compañías de todo tamaño y de todos los sectores.

La aparición del workspace digital ha permitido que los trabajadores no estén atados a sus oficinas, ha apuntalado la eficiencia de costes y ha potenciado la movilidad, la conciliación o la productividad, entre otros. El workspace digital permite al trabajador acceder en todo momento a su espacio de trabajo o escritorio virtual y simplifica los procesos, abriendo la puerta a nuevas maneras de trabajar más eficientes, conocidas como smartworking. Sin embargo, esta es una fase primera de todo lo que la tecnología –y especialmente el cloud computing– puede aportar al puesto de trabajo.

El futuro del espacio de trabajo

En ANCO ya tenemos puesta la vista en la próxima generación del workspace digital: el workspace inteligente, y avanzamos hacia ello de la mano del líder Citrix. Esta nueva generación de escritorios virtuales aplica a la herramienta una capa de inteligencia, para así poder adelantarse a las necesidades de los usuarios, predecir patrones y simplificar su día a día. Usando tecnología cognitiva logran hacer que los procesos de trabajo sean mucho más eficientes y que el trabajador pierda menos tiempo gestionando las herramientas que necesita emplear de forma recurrente.

Al fin y al cabo, los estudios sobre productividad y tecnología en el puesto de trabajo ya han dejado claro que el uso poco eficiente de las herramientas tecnológicas a disposición de los trabajadores es ya un serio problema. De media y como explicaba uno de los directivos de Citrix en la presentación de una de sus últimas novedades, los trabajadores que no emplean un workspace digital pierden unas 10 horas cada semana buscando la información que necesitan para poder desarrollar su trabajo con eficiencia, lo que resulta frustrante y lastra la satisfacción en el puesto de trabajo.

Y, ahora mismo, los empleados tienen acceso a muchas apps y herramientas tecnológicas para desarrollar mejor sus funciones, pero no les están sacando todo el beneficio posible. Algunas estimaciones desde dentro de la industria hablan incluso de que, en realidad, están empleando menos del 10% de toda su funcionalidad.

Los beneficios del workspace inteligente

El workspace inteligente ataca ese problema y hace que todo fluya de un modo mucho más fácil y sencillo. Como explican desde Citrix, no solo se limita a organizar las aplicaciones, programas y los datos a los que el trabajador tiene acceso –como ocurre con el workspace digital– sino que además automatiza funciones y "guía" al trabajador en el acceso a las diferentes herramientas.

Así, el usuario no tiene que buscar las soluciones adecuadas ni que localizar los archivos que necesita. El workspace ya se encarga de encaminarlo hacia ellos. Lo hace además con una interfaz altamente intuitiva, en la que cualquier usuario con prácticamente cualquier nivel de alfabetización tecnológica sabrá qué debe hacer.

Los beneficios de implantar este tipo de herramientas en el espacio de trabajo son muy elevados. Uno de los experimentos realizados por Citrix para comprender las necesidades de los empleados y las ventajas potenciales de esta tecnología concluye que se multiplica por 67 la velocidad de interacción con el workspace y que se ahorra unos 51 minutos por día. Su estimación a futuro habla, de hecho, de que el workspace inteligente podría ahorrar, eliminando los tiempos perdidos y la falta de eficiencia, un día de trabajo por empleado cada semana.

Las empresas no pueden quedarse atrás

Y, aunque el workspace inteligente supondrá una revolución profunda en el futuro próximo, las empresas ya pueden empezar a beneficiarse de las mejoras en productividad y eficiencia que conlleva el uso del workspace digital. De hecho, el que las grandes compañías tecnológicas estén trabajando en la nueva evolución del workspace no hace más que demostrar que el workspace digital ha llegado para quedarse.

El salto a los espacios digitales de trabajo es ya un paso que las empresas deben dar y ante el que no pueden quedarse atrás. Aplicar la tecnología cloud computing en la transformación digital de los espacios de trabajo se convierte en una ventaja competitiva. Las empresas pioneras y las que no tarden mucho en convertir la tecnología en su aliada tendrán una base más sólida para afrontar los cambios y transformaciones que traerá el futuro. Es un tren que ninguna compañía se puede permitir dejar pasar de largo.

Categorías

Categorías

Monográfico

La transformación del espacio de trabajo

Artículos más leídos

Etiquetas